Publicado por & archivado en Seguridad.

Parece que lo gratuito no siempre sale tan barato.
El 21 de marzo de 2014 saltaba el escándalo cuando Arstechnica desvelaba que Microsoft había accedido al eMail de un blogger francés para descubrir una filtración sobre uno de sus productos, lo que nos lleva a preguntarnos si realmente existe la confidencialidad al usar emails anónimos como los de icloud, yahoo, hotmail o gmail.

Cuando abrimos una cuenta gratuita de correo electrónico de las que nos ofrecen empresas como Apple (icloud.com, me.com, etc.), Microsoft (hotmail.com, outlook.com, etc.), Yahoo o Google, tenemos que aceptar sus condiciones, entre las que están que los correos se almacenan en EE.UU. y que pueden acceder y leer sus contenidos, como puede leerse en este artículo de la Asociación de Internautas.

 

Entre las desventajas de usar este tipo de emails a cambio de un bajo coste, están estos:

  1. El correo se almacena en EE.UU., por lo que no se cumplen las regulaciones europeas de protección de datos.
  2. En EE.UU. hay mayor inseguridad jurídica que en Europa, ya que sabemos que el gobierno de ese país accedió a datos de usuarios mediante órdenes judiciales secretas, tal como quedó patente por las filtraciones de Snowden.
  3. Los proveedores de los servicios pueden acceder al contenido de los eMails sin tu consentimiento, ni conocimiento y aunque afirman que la confidencialidad está garantizada, no son más que palabras vacías, ya que se ha demostrado que en la práctica lo hacen cuando les interesa.
  4. Al usar un dominio de un tercero, en caso de querer cambiar de proveedor, o si el proveedor decide cerrar el servicio o cambiar el dominio, como ya ha ocurrido antes, necesariamente se pierde la dirección de correo que usábamos porque el dominio no nos pertenece.
  5. A nivel empresarial queda poco serio usar un email anónimo como contacto, y aunque varios de estos proveedores, como Microsoft y Google, ofrecen también el servicio sobre el propio dominio, además de tener un coste similar o superior al de otros proveedores convencionales, les siguen aplicando los primeros 3 puntos de esta lista.

 

Por tanto, incluso si sólo necesitas una simple cuenta de correo electrónico, mi consejo es que registres un dominio y lo alojes en cualquiera de los miles de proveedores que hay en el mundo, pero especialmente en uno dentro de la Unión Europea, donde el respeto a la privacidad y a los derechos civiles es, de momento, más garante que en otros países.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.