Publicado por & archivado en Benchmarking.

Recientemente me he comprado una memoria USB 3 SanDisk Extreme de 64GB (SDCZ80-064G-FFP), que se supone es de lo más rápido del mercado. Para ver realmente a que velocidad puedo grabar datos desde mi equipo, porque no me fío de los datos de los fabricantes, he hecho lo siguiente.

Primero he insertado la memoria, que se monta automáticamente, y tras borrar las basuras que trae para usar desde Windows o Mac (¡eh! SanDisk, algunos usamos Linux), he abierto un terminal y me he cambiado a la ruta donde está montada la memoria.

cd /media/usuario/8090-DB30/

 

Y ahora, para medir la velocidad de escritura, voy a crear un archivo de 1GB con dd lleno de ceros (en bloques de 4k):

dd if=/dev/zero of=./testfile bs=4k count=262144

 

Tardará un poco dependiendo de la velocidad y el tamaño de la memoria o el disco que estés verificando, y mientras crea el archivo no aparece nada en el terminal, hay que esperar para ver los datos. Una vez que haya terminado verás algo como esto:

1024+0 registros leídos
1024+0 registros escritos
1073741824 bytes (1,1 GB) copiados, 5,60934 s, 169 MB/s

 

La velocidad de escritura son unos impresionantes 169 MB/s, que es mucho más rápido que el disco duro mecánico más rápido que haya visto nunca.

Ahora, para probar la velocidad de lectura, hay que borrar el caché de disco, porque si no leerá directo de la RAM y el dato será incorrecto, la primera vez que lo leí me dio nada menos que 4,2GB/s, que evidentemente no se corresponde con la velocidad real de la memoria. Para borrar la caché puedes usar esto:

sudo sh -c "sync && echo 3 > /proc/sys/vm/drop_caches"

 

Una vez borrado el caché del disco, ya se puede medir la velocidad de lectura:

dd if=./testfile of=/dev/null bs=4k

 

Este es el resultado:

262144+0 registros leídos
262144+0 registros escritos
1073741824 bytes (1,1 GB) copiados, 5,8765 s, 183 MB/s

En este caso la velocidad de lectura, contra todo pronóstico, es algo menor que la de escritura.

En cuanto al SanDisk, estoy impresionado de lo rápido que es, no llega a la velocidad de mi SSD, un Samsung 850 EVO que con el mismo test me dio un resultado de 514 MB/s de escritura y 528 MB/s de lectura, pero para ser una memoria USB las velocidades son impresionantes, y desde luego mucho más rápido que los discos duros convencionales, que son 6 veces más lentos en escritura y 3 veces más lentos en lectura de datos.

El día que las memorias igualen en precio y capacidad a los discos duros estos habrán muerto, pero no se si eso será pronto porque las memorias basadas en flash aun son caras, esta de 64GB me ha costado 37€ y la de 128GB costaba 66€ y por ese dinero puedes comprarte un disco duro de buena marca de 1TB, así que de momento, por el mismo dinero tienes 8 veces más capacidad, pero es lo único, porque los discos duros son más grandes, más lentos y más delicados. El problema es que hoy en día (febrero de 2017), de haber memorias USB de 1TB, haciendo una regla de tres, costarían más de 500€, y eso es demasiado caro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.